"El Canicross es la actividad en que compartes tu deporte favorito con el único ser vivo que te acompañaría al fin del mundo sin quejarse" (Anónimo)

2 de diciembre de 2011

Peleas de perros


Las peleas de perros pueden producirse por diversos motivos, que provocan una reacción agresiva de un perro hacia otro. Es fundamental conocer estas situaciones para evitarlas y saber actuar en la medida de lo posible.

  • Hay diferentes tipos de peleas entre perros: jerarquía, territorialidad y sexualidad.
Las disputas de jerarquía se suelen producir por la convivencia de dos o más perros para determinar el orden jerárquico que deben ocupar.

las peleas de territorialidad se producen cuando un perro entra en el territorio de uno o varios perros. Este tipo de peleas concluyen rápidamente cuando expulsan al perro invasor

Las peleas por sexualidad se suelen producir cuando hay una hembra en celo. Todos hemos visto en la calle una hembra y una manada de perros detrás. Los machos, continuamente están compitiendo por ella y las peleas no tardan en producirse.


Son mas frecuentes las peleas entre perros del mismo sexo, lo que no quiere decir que una hembra y un macho nunca se pelearan..
    Las disputas entre dos machos son las más comunes pero también las menos peligrosas porque por norma general inhiben la mordida. La pelea finaliza al quedar demostrada la supremacía de un perro sobre otro.

    Cuando una pelea se produce entre dos hembras, que suelen producirse raramente y el hecho de que éstas no inhiban su mordedura, hace que estas sean peligrosas.

    Las peleas de jerarquía entre un macho y una hembra son también poco habituales pero, en caso de producirse, suponen mas peligro para el macho, ya que no infringirá un daño real a la hembra.

    Si el conflicto se produce entre un adulto y un cachorro, no resultará peligroso siempre que quede bien desmostrada la superioridad física del perro adulto. Un cachorro de ocho meses ya es considerado por los perros adultos como uno de ellos, por lo que en caso de pelea no se verá protegido.

    Una excepción general serían los perros considerados de razas de pelea. En este caso, independientemente del sexo de los contendientes, no inhibirán su mordida y su instinto hace que peleen de forma seria en cualquier situación de amenaza.


    • ¿Qué hacer en una pelea de perros?
    Antes de nada, no ponernos a la altura de los perros peleándonos con el otro dueño. Si la pelea no está poniendo en riesgo serio a ninguno de los. dos perros, no debemos hacer nada. Dejaremos que resuelvan sus problemas de manera natural.

    La mejor manera de mediar en la pelea sería entre ambos. Cada uno debe agarrarar firmemente y a la vez un perro por las patas traseras, y levantarlas a la vez. Una vez las patas traseras no toquen el suelo, haremos caminar al perro hacia atrás alejándolos. Tras varios minutos de calma, los perros se tranquilizarán.

    Tampoco logramos nada gritando al perro ya que durante la pelea estará tan exitado que no nos escuchará.

    No debemos pegarles bajo ningún concepto. Esto no tiene ningún efecto en la pelea en si misma, y podemos lesionar aun más a los perros belicosos.

    No ponernos en medio de la pelea o intentar coger al perro. Los perros mientras se pelean pueden confundir nuestra mano como parte del otro perro. Lo más probable es que nos muerda.

    Lo ideal sería tener disciplinado a nuestro perro ante cualquier agresión. Al desistir nuestro perro, el otro se calmará. Si vemos que se acerca un perro dominante y podemos evitar la situación, le daremos un tirón lateral de la correa (nunca hacia atrás) y luego la aflojamos. Si no hace caso, lo sentamos y seguimos caminando en otra dirección hasta que se calme.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...